Tribaldata

Aranzazu del Castillo Figueruelo
4 min readJul 31, 2020

El poder de las pequeñas acciones y la comunidad en la protección del planeta

Realidad y emoción

Con frecuencia leemos noticias que describen los cambios, a menudo irreversibles, que estamos provocando en el planeta. Nos generan tristeza, rabia y una especie de sentimiento de indefensión.

Photo by roya ann miller on Unsplash

De la indefensión a la acción

Nos dicen por doquier que las pequeñas acciones son clave para frenar el daño y en algunos casos, revertirlo en un pequeño porcentaje. Cuando estas acciones cotidianas son puntuales y/o anecdóticas, pierden gran parte de su valor. Por eso, las iniciativas para proteger el medio ambiente deberían estar dirigidas a generar consciencia y a promover un cambio de hábitos más duradero en las personas.

Erróneamente muchos equiparan el calificativo “pequeñas” a “irrelevantes y carentes de sentido”, siendo este su principal argumento para no colaborar en la protección del medio ambiente. “¿Para qué si los demás no reciclan?” “Las que tienen que cambiar son las grandes empresas”, etc. Estas personas se están olvidando del famoso dicho “la unión hace la fuerza”. Efectivamente, una acción aislada realizada por un único individuo no tiene un alto impacto. Son los hábitos grupales los que tienen poder para generar cambios en el entorno.

El hecho de que hablemos de “pequeñas” acciones también tiene una justificación desde un punto de vista psicológico. ¿Quién no se ha sentido abrumado, e incluso paralizado, por un objetivo demasiado ambicioso? Si queremos que una persona dé los primeros pasos para conseguir una meta, tendremos que proponerle algo cercano y asequible, con lo que rápidamente se pueda sentir bien y por tanto, con ganas de repetir hasta que lo convierta en un hábito. Esta es la magia de las pequeñas acciones.

¿Qué más se puede hacer?

Hasta aquí no te he contado nada que no sepas ya. Si acaso, podríamos enumerar una lista de esas posibles formas de proteger el medio ambiente a pequeña escala. Ya las conoces, las famosas tres erres: reduce, recicla y reusa. A partir de ahí, todo lo que se te ocurra. Yo te voy a proponer una forma más de contribuir: Tribaldata.

Tribaldata-Your Data For Good

Desde hace 7 meses trabajo en un equipo de mentes geniales. Somos pocos, pero con grandes inquietudes, y ganas de generar un impacto positivo en el planeta. Se trata de un proyecto del que me siento muy orgullosa por sus valores y su propósito. En línea de lo que comentaba más arriba, creo que apunta hacia la consciencia, hacia el cambio de hábitos y hacia el empoderamiento de las personas, no solo en el ámbito de la ecología, sino también en el complejo mundo de la economía digital.

Antes de explicarte de qué va esto de Tribaldata, déjame ponerte un poco en contexto.

A diario nuestros datos son utilizados por empresas para generar estadísticas, perfiles y campañas de marketing. La mayoría de ellas se beneficia de esta información, sin que tu recibas nada a cambio. La regla es sencilla: cuanto más saben de ti, mejor pueden ajustar la publicidad que te presentan y así mejorar sus ventas.

Probablemente estés pensando:

“Pero si los datos son míos, ¿por qué no recibo ningún beneficio por ellos?”

El objetivo de Tribaldata es devolverte el control sobre tus datos y facilitarte una herramienta para que puedas acceder al valor de los mismos y transformarlo en algo con impacto medioambiental: árboles.

¿Por qué árboles? Por nuestro compromiso con el planeta y por la importancia de proporcionar a las personas métodos sencillos para contribuir en su protección. Los árboles son la mejor tecnología para aspirar dióxido carbono de la atmósfera y revertir el calentamiento global ¡No más excusas!

¿Por qué tengo el control? Porque tú decides qué datos quieres compartir con nosotros, siempre con un consentimiento informado. En el equipo estamos obsesionados con la transparencia y la honestidad. A veces, pecamos de sobre información porque nos gusta crear consciencia y responsabilidad. Tribaldata aprovecha la misma información que ya compartes cada vez que navegas por internet para ayudarte a hacer algo bueno por el planeta.

¿Recibiré más publicidad? Usar la app no es igual a recibir más publicidad en tus apps o en tu navegador. Tampoco significa que el 100% de la publicidad que recibes vaya a estar adaptada a tu perfil de intereses. Recibirás la misma cantidad de anuncios con la diferencia de que parte de ellos serán más acordes a tu perfil de Tribaldata.

Para terminar me gustaría hablar del concepto de tribu. Las tribus son comunidades de individuos que comparten valores, símbolos, reglas, costumbres y en ocasiones también propósitos. A mí me gusta hablar de Tribaldata como una comunidad de personas comprometidas con el medio ambiente y con una consciencia y responsabilidad creciente en el mundo de la economía digital. Cada vez somos más los miembros de esa tribu y es muy bonito verla crecer y comprobar que la plantación -actualmente ubicada en Madagascar- progresa adecuadamente. Esta comunidad parte de unos valores y propósito sólidos, pero sus reglas, costumbres y símbolos están aún por surgir.

¿Te unes a mi tribu?

--

--